Desarrolla proyectos de investigación que estudian los aspectos socioculturales que inciden en el origen y curso de los trastornos mentales y de la conducta, incluyendo a las adicciones, la violencia, y la manera en que la población y las instituciones enfrentan estos problemas; busca traducir los resultados de estas investigaciones en modelos de intervención y en sugerencias que impacten las políticas públicas.

Está integrada por los siguientes departamentos: